CAZA
 
      Cualquier aficionado a la caza debe saber que en España la Ley de Caza de 1970 (Ley 1/1970, de 4 de Abril, de caza) ha dado lugar, con la transferencia de competencias en la materia, a que las distintas Comunidades Autónomas elaborasen sus propias Leyes de Caza para sus territorios. 
    Para conocer las peculiaridades de cada lugar, lo más apropiado es consultar la Ley de aquella que corresponde a la localidad donde se encuentre el sitio en el que vamos a practicar la caza. 

    Hay que tener en cuenta los diferentes periodos hábiles (vedas) para la caza en terrenos públicos según las especies. 

    Conviene conocer la normativa en cuanto a distancias a casas, caminos, instalaciones, ... para no cometer imprudencias por desconocimiento. 

    Para TODOS los cazadores, es necesaria la LICENCIA DE CAZA, ya sea de MAYOR o MENOR, en función de las especies que vayamos a cazar. También es imprescindible tener en vigor el SEGURO de CAZA. 

    Con la puesta de moda del tiro con arco han aparecido asociaciones, cotos, ... que han preparado sus instalaciones para los cazadores de esta modalidad, esos son los más convenientes para la caza con ballesta, puesto que debemos hacerla a distancias muy próximas a las del arco (menos de 40 metros) y en las mismas condiciones de silencio, camuflaje y quietud. 

    De entre los lugares en los que cazar, destacan los cotos. En aquellos en los que sus propietarios vean con buenos ojos la caza con arco/ballesta, encontraremos los puestos de tiro preparados con treestands o plataformas en las que efectuar las esperas; los lugares estarán querenciados para los animales y los precios suelen ser accesibles. Para los que deban pernoctar en los cotos por vivir lejos, estos pueden contar con alojamiento y comida, lo que nos evitará preocuparnos por horarios y desplazamientos para las comidas (algunos son auténticos hoteles de lujo en su dotación y trato puesto que tienen al frente a auténticos aficionados y conocedores de este mundo). 

    Otro de los puntos a favor de los cotos es que no limitan su actividad cinegética a los periodos de veda ya que gestionan durante todo el año y en función de la densidad de animales disponibles, llegando a tener fechas para todo el año (algunas más favorables que otras). Los precios son bastante accesibles, siempre diferenciando hembras, machos, trofeos y especies (ciervo, gamo, jabalí, muflón, corzo, ...). Por contra, si se caza en terrenos públicos, siempre será a un precio más barato, pero no hay tanta seguridad de cobrar una pieza, ni en las mismas condiciones, cada uno se decanta por lo que más le guste o convenga. 

    ¿No se te habrá pasado por la cabeza participar en una montería, verdad?, arcos y ballestas son armas para los recechos y esperas, como mucho alguna batida y no para tirar a animales que, asustados por los perros y el ruido, salen corriendo entre matas, árboles y jaras y menos a las distancias que suelen pasar de esos puestos, ya que lo mismo te salen a 15 m que a 150. 

    Aparte de los anuncios en revistas especializadas, en enlaces encontrarás algunos para practicar este deporte.

   Las diferentes leyes de caza emitidas por las Comunidades Autónomas que he podido leer no añaden novedad alguna sobre la caza con ballesta a la ley de 1970.     El único apartado que se puede encontrar en una de estas leyes autonómicas hace referencia al uso de ballestas como modalidad de trampas de lazo ( ..... perchas o ballestas, fosos, nasas y alares.) pero si nos molestamos en leer bien la letra, se trata de una modalidad de trampa con ese nombre, no del tipo de arma , en la Gran Enciclopedia Larousse podemos encontrar el significado de esta acepción en el  que pone: "-Cineget. Armadijo o cepo para apresar pájaros."

    A la hora de obtener la licencia, algunas comunidades hacen un recargo por la modalidad de arco o ballesta, cetrería, hurones,... así que conviene explicitar la nuestra en el momento de sacar la licencia, no nos vayamos a encontrar con una licencia incompleta o distinta de la necesaria.     Conviene, siempre que pretendamos ir a un coto, preguntar si aceptan cazar en esta modalidad antes de comprometer fechas para evitar problemas posteriores, puesto que en algunos lugares  privados no se admiten arqueros/ballesteros. Sin embargo cada día se extiende más esta variante de caza y el número de lugares donde se practica esta modalidad aumenta cada año.
 

    Todos los cazadores, en la modalidad que sea y con cualquiera que sea el arma que usen, deben ser ante todo RESPONSABLES, PACIENTES y RESPETUOSOS con el medio y con los animales que encontremos.     Aunque suene extraño sí, hay que respetar a los animales, no se trata de tirar a cualquiera, en cualquier momento y "por donde lo cojas", dejar animales heridos perdidos en el monte no es precisamente un regocijo para el buen cazador, asegurar una flecha, en el sitio adecuado y que el animal caiga lo antes posible sin sufrimientos innecesarios habla bastante del cazador que lo ha cobrado.

Algunos consejos para los cazadores más noveles:

    * No tensar la ballesta hasta que nos encontremos en el puesto de espera. Menos aún colocar una flecha.
    * Recuerda que para cargar bien, la cuerda debe estar bien centrada cuando tiramos de ella, es importante tirar por igual de los dos lados (izq.-der.), también se puede hacer una marca con pintura a ambos lados de la cuerda cuando se encuentra en reposo  tomando como referencia los laterales del rail y así tener un indicador a simple vista. 
    * No dejar nunca la ballesta sin flecha, si se produce un disparo en vacío (DRYFIRE) las consecuencias pueden ser muy graves , las palas no reabsorben la energía almacenada y pueden saltar hechas pedazos, actuando como metralla.
    * Ten mucho cuidado dónde pones LOS DEDOS, la cuerda avanza a una gran velocidad, y aunque no es probable que te los rompa, si es posible que recibas un fuerte golpe o una herida. Seguro que si te pasa luego nunca lo olvidarás, pero por avisar que no quede.
    * No disparar nunca hacia arriba (al aire) si bien la ballesta no tiene el alcance a "bala perdida" de los rifles (+2000 m) bien pudiera ser que se llegue a los 300 o más, si no sabemos lo que hay a esa distancia "alguien" o "algo" puede ser alcanzado por la flecha.
    * Si un arco de 45 lb puede lanzar una flecha con puntas de cuchillas y traspasar a un ciervo a 25 m, os puedo asegurar que una ballesta de 150 lb también (muy seguro), así que si frente a nosotros hay varios animales juntos, debemos decidirnos por UNO, esperar a que se encuentre SOLO (aunque para ello debamos esperar una hora), apuntar bien al CODILLO y entonces podremos disparar. De lo contrario podríamos tirar a uno y al que se encuentre detrás herirlo innecesariamente.
    * Si tienes alguna DUDA, NO TIRES, ya vendrán otras oportunidades, cuando se tira con arco o ballesta es imprescindible apuntar cuando el animal está bien colocado y en su zona vital (codillo) para conseguir alcanzar su corazón y/o pulmones. La paciencia y la precaución son buenas compañeras.
    * Si pasa una jornada entera (dos, tres, o cuatro) sin cobrar una pieza, no te preocupes, ya llegará el momento adecuado y habrá valido la pena la espera.
    * Preguntar las dudas antes de salir, al guarda que nos acompañe (si lo hay) o a otros compañeros más experimentados, es algo muy recomendable, callarnos las dudas por orgullo o apariencia nos puede dar un disgusto más tarde, modestia y preguntar a los "maestros" que siempre nos darán buenos consejos, además los guardas son los mejores conocedores del lugar y los animales que allí se encuentran, escuchar sus recomendaciones es lo más adecuado.
    * No tirar a hembras acompañadas de crías del año, máxime si son tardías y aún están amamantándoles.
    * Nunca tirar a animales que se encuentren hacia arriba y sin ladera detrás, en caso de fallar el tiro la flecha puede seguir volando y no sabemos donde caerá. (Esto es válido para cualquier arma).
    * Los animales saben que se juegan el pellejo, son prudentes y tienen vista, oído y olfato muy desarrollados, así que no olvides ponerte contra el viento, estarte quieto, bien camuflado y no usar colonias ni desodorantes olorosos, para ellos eso sólo significa una cosa: "hombre" y su estampida o no entrar al sitio donde les esperamos es algo seguro. Existen jabones sin olor o con olores naturales (pino, ..) tanto para el cuerpo como para las ropas.
    * Cuando vayas a tirar (por fin) muévete DESPACIO para no llamar la atención, y aunque la ballesta sea más manejable que el arco porque no hay que ponerla en vertical, también tiene el arco en la parte delantera siendo mucho más voluminoso que un rifle o escopeta, además cualquier brillo o reflejo de partes metálicas no cubiertas o cristales de las miras puede delatarnos.
    * Una vez encarado el animal es el momento de quitar el SEGURO  y nunca antes.
    * No intentes ver cómo vuela la flecha levantando la cara, hay que combatir ese reflejo de curiosidad que puede alterar la precisión del tiro, siempre mantener la cara en la misma posición que cuando apuntamos hasta que la flecha llegue al blanco (como en arco, no bajar la mano hasta que la flecha haya salido). Con un poco de práctica podremos ver ese vuelo pero por la mira que usamos.    Aparte de lo anterior, siguiendo todas las indicaciones correctas, con responsabilidad y buen hacer, la caza con ballesta/arco te puede deparar jornadas realmente satisfactorias, experiencias que serán inolvidables. 
    La proximidad a la naturaleza, el estar tan cerca de los animales, conocer su comportamiento, reacciones, etc, te hace vivir la caza de otra manera, raramente un cazador vendrá con más de una pieza al día, con dos será un auténtico afortunado y no da lugar a escenas donde veas al final del día una alfombra de animales a tus pies, eso no ocurre aquí.
    Lo que le da aliciente a este tipo de caza es que no puedes colocarte a 150 ó 200 metros de una pieza y disparar a un animal que ni sabe que existes, a menos de 40 metros, ellos pueden verte, oirte u olerte, lo que hace que la emoción sea muy fuerte. Para conseguir engañar a los animales y tenerlos muy cerca hay que trabajar duro y cuando llega el momento la adrenalina hace que el corazón lata muy fuerte y las sensaciones que te embargan son inexplicables para los que no lo han vivido.

© JC Cabrera